Los plásticos en tu vida

Los plásticos en tu vida

Los envases plásticos están presentes en nuestra vida cotidiana por una razón: protegen productos y alimentos permitiendo que sean accesibles, saludables y seguros, cubriendo las necesidades de millones de personas.

Las diferentes materias primas plásticas que se utilizan en el envasado son livianas, resistentes, durables, moldeables y con excelentes propiedades de barrera. Se procesan para necesidades muy específicas explotando su adaptabilidad casi sin límites pudiéndose combinar entre sí o con otros materiales. Gracias a ello, logran preservar la calidad del producto en todas sus fases de producción, distribución, consumo, facilitando su traslado y brindando seguridad en la manipulación de los productos en los hogares, oficinas, escuelas, centros de salud, etc.

Algunos de sus beneficios

Los envases plásticos conservan a los alimentos y evitan su desperdicio
En heladeras y alacenas de la casa, protegen los alimentos, adaptándose a las necesidades de los consumidores y ayudando a reducir desperdicios.

– Conservan sus propiedades y alargan su vida en góndola.
– Permiten su fraccionamiento según las necesidades de cada consumidor.
– Posibilitan su consumo posterior -una vez que ya fueron cocidos- almacenándolos en empaques para freezer.

Brindan seguridad e higiene
Al ser químicamente inertes no permiten la proliferación de microorganismos y resguardan a los productos de agentes contaminantes. Su característica transparencia permite que el consumidor vea los productos sin tener que tocarlos, evitando daños.

Son prácticos e Innovadores
Nuevas aplicaciones de envases plásticos satisfacen las demandas crecientes, por ejemplo, dando mejor información sobre los productos -tiempos de caducidad, envases “activos”-, y optimizando los modos de uso del envase mediante cierres herméticos y formatos flexibles que permiten aprovechar mejor su contenido.

Fuente: ECOPLAS